lunes, mayo 15, 2006

¿Borregos?

Ya a raiz a la campaña de protestas en Francia contra la ya derogada CPE publiqué un post sobre los contrastes existentes entre la juventud española y la francesa la hora de mobilizarse.

Ayer tuvo lugar una sentada en Plaza Catalunya (Barcelona) en protesta por las dificultades existentes para los jóvenes (en general) para acceder a una vivienda digna. Asistieron aproximadamente unas mil personas pese a que había obtenido un escaso eco mediático.

Esta tarde, echando un ojo por ahí, he encontrado un post que se quejaba por el (relativo) poco eco que había tenido dicho acto (el cual no había recibido el apoyo ningún partido, institución u organización más o menos importante). En líneas generales, estoy de acuerdo con lo dicho ahí, pero a continuación he leído otro artículo (que os copio a continuación) que refleja con muchísima más exactitud mi opinión al respecto.


¿Botellón, orgía, sentada...? La nueva moda del borreguismo

En vista de la actualidad que está cobrando el tema últimamente, no puedo dejar de decir algo sobre todas estas reuniones multitudinarias convocadas a fuerza de correos reenviados. Comenzó con el famoso botellón, al que los medios de comunicación de tradicionales (televisión, diarios,...) le dieron casi más publicidad que el propio correo (yo, por ejemplo, no lo llegué a recibir, y no me hubiera enterado del botellón de no ser por tanta machachonería de los medios). Siguió un intento de orgía en una playa vasca, a la que nadie asistió (como era de esperar, ¿o es que se creen que es tan fácil? Cómo se nota que nunca han montado una...). Ahora, para que no parezca que en este país sólo pensamos en el alcohol y el sexo, nos vienen con un curioso correo que nos incita a protestar por un noble motivo: una vivienda digna.

(...) Hemos asistido durante el mes de marzo a la convocatoria de multitudinarios macrobotellones, esta convocatoria es diferente.
En Francia, los jóvenes protestan por la "modificación" de los contratos basura. Muchas voces han sido las que se han quejado en este país porque los jóvenes no hacían nada. Pues bien, ¿se lo vamos a demostrar? El domingo, 14 de Mayo a las 17:00, sentada en (...)


Así nos convoca un fragmento de este curioso correo, para que vayamos a sentarnos para protestar. Ahora yo pregunto: ¿Protestarle a quién? ¿Al gobierno? Desgraciadamente, mucho me temo que él tiene poco que hacer en este tema. ¿A los especuladores inmobiliarios? Ellos sí que pueden cambiarlo, pero me da la impresión que el día de la sentada van a estar comiendo marisco y caviar con los muchos millones que han ganado gracias a la subida de la vivienda, y no se van a preocupar lo más mínimo de si un grupo de gente ha ido a sentarse a no sé dónde. La sentada es, por tanto, inútil.

El tema de la vivienda es muy complejo. No se soluciona con sentadas o manifestaciones, porque es un resultado del planteamiento mismo de la economía en la sociedad actual, y cambiar algo así requiere un debate muy profundo y difícil; pero no es esto lo más lamentable del correo, sino ese todo de "pique" con los franceses. No olvidemos que lo del botellón comenzó también con un pique entre dos ciudades andaluzas, y lo de la fracasada orgía con un pique con una isla griega. Y yo me pregunto: ¿Acaso en este país no tenemos iniciativa para nada que no sea picarnos para no parecer que quedamos por detrás? ¿Es que sólo reaccionamos ante la típica provocación del "¿A que no hay huevos?" o realmente no somos capaces de tener ideas propias?

La reacción de los jóvenes franceses no ha sido por culpa de un correo (aunque sin duda Internet habrá servido para coordinar muchas de las manifestaciones), sino como reacción lógica y normal ante una ley injusta. En España, el amansamiento de la población es tan grande que ese tipo de reacciones son inconcebibles. En cambio, que la gente se mueva ante una anónima llamada para picarse es algo por lo visto muy sencillo por estas tierras, y que yo sepa no muy normal por otros sitios. Ya no entro a discutir el motivo de la convocatoria. Cada uno considerará si le parece bien estar en la calle bebiendo, en una playa follando o en una plaza sentado esperando que baje el precio de los pisos. No voy a discutir ahora cuál de estas tres cosas (y las que vengan, porque veremos por dónde sigue este culebrón de los correos) es más útil o más inútil, más loable o más censurable, pero sí que, en cualquier caso, me parece que la gente debería tener más personalidad, reflexionar sobre las cosas mismas y no moverse únicamente por la inercia de la masa. Si a uno le llega uno de estos correos y realmente le interesa la iniciativa por ella misma, pues es fantástico que pueda unirse junto a otros miles de personas. Pero si lo hace más bien por seguir los pasos del rebaño, entonces nuestra sociedad va mal, y no porque la vivienda esté cara.

1 Comments:

At 8:26 p. m., Anonymous Anónimo said...

Nada más estéril que el elitismo revolucionario; nada más necesario que la revulsión de las mayorías silenciosas. "A mayorías silenciosas, minorías más ruidosas", que decía Reixa. Es muy fácil llamar borregos a los que estamos en las sentadas. Vamos juntos, luego somos borregos. Pero desde el elitismo de Mister Six, desde el desprecio a las acciones espontáneas en pos de mejoras, sólo se consigue una cosa: balar (sí, balar) en el desierto de la blogosfera. Y dejar la propia conciencia tranquila, sí, pero también la de los poderosos, al mismo tiempo. Saludos, sin acritud, de Pakua.

 

Publicar un comentario

<< Home