domingo, enero 01, 2006

El pico de Don Federico

A continuación os copio un breve artículo humorístico (o quizás no tanto) dedicado a Federico Jiménez Losantos y a César Vidal. Que lo disfruteis.

PD: Por cierto, feliz 2006 :)

Jiménez Losantos se rebela y se revela, como si de un personaje en negativo se tratase, como si viviera en el cuarto oscuro de una trastienda episcopal. Personaje guerracivilista, deja en calzonas a Torquemada, incinerador y sepulturero del pasado. Él es hoy el mamporrero de la Santa Inquisición, eructando sin rubor el célebre "A Dios rogando y con el mazo dando".


Su Sancho -también con Barataria literaria incluida- es César Vidal, tormentita de Triana, el Terminator de la pluma, el espasmo creativo de la ficción española. Este torrente o Torrente de las letras españolas sigue publicando libros. Las imprentas se dejan llevar al grito de "...A toda máquina...". Aún no han preparado la primera edición, cuando el veloz propagandista Vidal ya ultima las memorias de Mao, los secretos de Luis XIV, un diccionario Español-Tibetano, una trilogía sobre la historia del teléfono en Bélgica y una colección de biografías de las amantes de Marco Polo.


Para que luego digan cuatro ateos que no cree en los milagros. Claro que en esta parábola han cambiado los panes y los peces por volúmenes y libros.

1 Comments:

At 2:14 p. m., Anonymous Utgardaloki said...

No es tan sorprendente. Desde que dejó de firmar con su segundo apellido -Manzanares- tiene mucho más tiempo y mucha más tinta.

 

Publicar un comentario

<< Home