domingo, diciembre 11, 2005

Un artículo lúcido sobre la Monarquía.

Nota: Publicado el 30-V-2004 en El Mundo. Pedro García Cuartango es subdirector de El Mundo y dirige la sección de Opinión del mismo.

Irreal espectáculo

PEDRO GARCIA CUARTANGO

¿Ha mejorado la boda su opinión de la Monarquía? NO

La realidad se ha transmutado en espectáculo en las sociedades desarrolladas, de suerte que la dimensión imaginaria y visual -la representación pura- ha desplazado a los significados de las cosas. Guy Debord escribió hace 35 años que en este mundo de las apariencias lo verdadero es un momento de lo falso.

En esa gran comedia de la que somos actores, la monarquía se ha convertido estos días en el gran espectáculo en el que todos se miran y se sienten reflejados como en un espejo que devuelve los anhelos y frustraciones más íntimos.

Ahogado cualquier debate político o ideológico sobre la monarquía, queda la apariencia pura, el espectáculo que se baña en su propia gloria, las imágenes que se remiten a sí mismas y a un universo virtual de signos sin significado.

El poder de los reyes y de los príncipes ha dejado hace mucho tiempo de sustentarse en las armas y en los vínculos dinásticos. Ni siquiera se asienta hoy sobre una soberanía popular, adormecida por la gran pantalla. El poder de la realeza reside en su capacidad de seducción y, por tanto, en la mera apariencia convertida en seña de identidad. Por ello, el espectáculo es no sólo consustancial a la monarquía sino su esencia misma.

La boda de hace una semana ha resultado un tremendo fiasco en esta dimensión espectacular, que no sólo no ha logrado atrapar a los cientos de millones de espectadores que siguieron la retransmisión de TVE sino que les causó una profunda decepción.

Planos televisivos cenitales que sugerían distanciamiento, colores fríos en sintonía con el día plomizo, un templo impersonal de piedra gris y un público desconocido para los espectadores enmarcaron una ceremonia larga y anodina, cuya única intervención fue el aburrido discurso del cardenal de Madrid.

Cuando la cámara miraba hacia arriba, la vista topaba con los insufribles retratos de Kiko Argüello. Cuando miraba hacia abajo, el poblado bosque de pamelas de las señoras ocultaba la ausencia de jefes de Gobierno y dirigentes extranjeros, que contrastaba con la proliferación de príncipes destronados y aristócratas sin oficio.

El ojo público no captó la pelea a bofetadas de los representantes de las dos dinastías que los italianos no quieren ver ni en pintura ni la cogorza del príncipe de una casa alemana casado con la reina de las revistas del corazón.

Ad majorem gloriam de la Monarquía española, TVE se esforzó por censurar cualquier detalle embarazoso o inconveniente, como la imagen de la Princesa -cuya condición de divorciada se hurtó- en el momento de recibir la comunión.

Para no ofender a los nacionalistas, la Casa Real aconsejó a Gallardón que no hubiera banderas en el recorrido. Tan en serio se tomó la recomendación que no hubo ninguna. El público -alejado por un cordón policial sin precedentes- tampoco se pudo acercar a la comitiva real, que, por cierto, no se detuvo en el monumento a las víctimas del 11-M.

Mientras cientos de miles de madrileños -la única nota épica- aguantaban estoicamente la lluvia durante cuatro horas, la capota del Rolls Royce que conducía a los ya esposos a la basílica de Atocha permaneció cerrada para que el bello traje de la novia no se mojara.

Triste, aburrido, irreal espectáculo, cuya repetición sólo sirvió para resaltar su banalidad. La monarquía ha olvidado la cultura del simulacro que tanto fascinó en el pasado. Desaparecida la seducción y la ilusión, los reyes se quedan en nada.

1 Comments:

At 9:40 a. m., Blogger kulasaim said...

Es paradójico que todo lo que ha avasallado la dignidad del ser humano en épocas en que el más poderoso mandaba, continúe hoy obteniendo igual, o más beneficios que en otrora...

www.nicolasespositochedel.com

 

Publicar un comentario

<< Home